TORMENTA TRICOLOR

Posted by Publicadas por NINO

Nacional no tuvo rival en el Centenario...

Fueron dos, pudieron ser cuatro y si no se jugaba bajo una lluvia insoportable le metía seis. Nacional le ganó a Central Español del modo que quiso y en los momentos que se le cantó. Fue tan superior el juego tricolor que lo del palermitano hasta pareció de otra categoría. Hubo un solo equipo en la cancha y de esto no puede haber dos opiniones. El que diga lo contrario, vio otro partido. Fue demasiado fácil para Nacional.

El campo de juego aguantó bastante bien las intensas gotas que cayeron desde el cielo, pero también jugó su partido aparte. Muchos errores en el traslado fueron la constante en los primeros minutos y cuando se “avivaron”, los dos equipos, la situación cambió radicalmente. Pelotas al vacío para el sector izquierdo fueron la carta ganadora de los tricolores y por allí fue donde comenzó a herir de a poco a su ocasional rival. Una y otra vez golpeó por ese sector, con Varela de protagonista, pero faltaba la acción de gracia.

Curiosamente la apertura del score llegó por el otro lado. Raúl Ferro se puso la “capa” de carrilero por derecha y desde allí lanzó un centro medido, perfecto, a la cabeza de Regueiro que estaba esperando en el corazón del área palermitana. Allí conectó un cabezazo exacto que venció la poca resistencia de Siboldi.

En esa jugada se acabó el partido. Todo lo que vino después estuvo de más. Larrionda perfectamente podía haber terminado el juego en ese momento porque fue evidente que por más que lo quisiera era imposible que Central Español pudiera causar el más mínimo daño a la defensa tricolor, sobre todo por el excelente nivel que viene mostrando Coates en los últimos partidos, que ayer a la noche volvió a reiterar.

En medio de todo esto hubo un penal errado por Muñoz para la anécdota (siempre será raro que un golero ejecute una pena máxima) y después era cuestión de esperar el fin del juego y, sobre todo, ver cuántos goles más hacían los delanteros tricolores. En cada jugada ofensiva que tenían a su favor los albos hacían calentar a los húmedos hinchas bolsilludos que estoicos se bancaron el diluvio que había.

En el complemento llegó la diferencia final cuando Acevedo le volvió a dar minutos a Sergio Blanco. El popular “Chapita” anda con la pólvora mojada y a los tres minutos de estar en cancha hizo el segundo. Un error de Siboldi en la salida le dejó la pelota servida y con gran definición sentenció el partido. Luego permaneció la sensación de liquidez y goleada al mismo tiempo. El juego ya estaba cerrado, pero bien pudo haber sido por muchos más goles.

Nacional ha recuperado en los últimos partidos aquella seguridad ofensiva que trasmitía en el Apertura y la diferencia en la Anual es un peso que parece no sentir en la cancha.

Casi se suspende el partido por la tormenta

El verdadero diluvio que cayó durante la víspera puso en vilo la iniciación del partido. Todo indicaba que se iba a suspender porque el agua no paraba de caer y comenzaron a formarse unas lagunas a los costados del campo. Paralelamente había un duelo tremendo entre Nacional y Central. Los tricolores querían jugarlo como sea, aduciendo un tema de fechas, al tiempo que los palermitanos estaban firmes en suspenderlo, teniendo en cuenta que la recaudación de este partido no iba a ser la esperada. La terna arbitral entró al campo de juego a las 18.30 y realizó una inspección de todos los sectores. Se reunieron en el vestuario y llamaron a un funcionario de Cafo. Le dijeron si podía solucionar el tema de las lagunas y el funcionario respondió que “pincharía” la cancha, es decir clavar un tridente en determinados sectores para que drene más rápido el agua. Al final esta fue la solución al problema.


ULTIMAS NOTICIAS


CALIFICA: 
Image Hosted by ImageShack.us

Ingrese su dirección de email:

Delivered by FeedBurner

Image Hosted by ImageShack.us