Un club... primer mundo.

Posted by Publicadas por NINO



Los albos no gastaron un peso en préstamos ni compra de fichas, y montaron un equipo que mete miedo

Inversión: cero peso.

Resultado: Nacional conformó un plantel con los mejores jugadores del medio y con futbolistas uruguayos que están en el exterior pero que tienen escasa participación para jugar el Campeonato Uruguayo 2009-2010.

¿Cuál es la fórmula en un fútbol que no tiene crédito y en el que tantos inversionistas aparecen como buitres en busca de la presa moribunda y se aprovechan de la debilidad de los dirigentes y los clubes?

Es el resultado de una estrategia empresarial que cambió la visión de lo que es un club deportivo. Que abandonó la estructura casera y familiar, y le puso rumbo profesional y ordenado, con el marketing como locomotora del convoy. Dejó de ser el almacén de Doña María y se transformó en un shopping.

Desde la llegada de un hombre de negocios como Ricardo Alarcón –aunque el cambio comienza a operarse bajo la presidencia de Dante Iocco, y continúa en las de Eduardo Ache y Víctor Della Valle– Nacional revalorizó su marca, y a partir de allí comenzó a multiplicar los cambios que hicieron del club del Parque Central el modelo de gestión en la actividad local, porque ya tenía el apoyo popular y solo le faltaba orden.

Por esa razón los empresarios ya no se aprovechan del club fundido, sino que tienen que invertir en la institución para conseguir en el futuro algún beneficio. Y las gangas ya no están en las góndolas vetustas. Todos los contratistas abren sus billeteras y pagan lo necesario. Todos. Francisco Casal, Daniel Fonseca, Pablo Bentancur, el grupo de Paolo Montero, Gustavo Méndez y Ricardo Canals, Gustavo Nikitiuk y Gerardo Arias.

Nacional no solo no gastó un peso en préstamos ni compra de fichas de ninguno de los futbolistas que llegaron en este período de pases sino que, además, se queda con entre un 10% y un 50% de la ficha de cada uno de la decena de jugadores que utilizarán su camiseta. Es aquello de que la vidriera tiene un precio. Y se paga.

Christian Núñez, Eduardo Aranda, Raúl Ferro, Mathías Cabrera y Sebastián Balsas llegaron para valorizarse. Álvaro González para recuperar su nivel y darse el gusto de jugar en Nacional y Gianni Guigou, Gustavo Varela y Alejandro Lembo para buscar algo más de gloria en la recta final de sus carreras. También se confirmará hoy la llegada de Mario Regueiro y el zaguero Gonzalo Godoy (Cerro). El primero entra en la lista de Lembo, Varela y Guigou, y el segundo en la de los que buscan fama en esto del fútbol.

Los tricolores solo tienen que pagar los salarios de los jugadores, que en el caso de OJ Morales, Alexander Medina y Mario Regueiro rondará los US$ 20 mil, el de Alejandro Lembo US$ 14 mil (había pedido US$ 25 mil cuando lo llamaron, pero bajó sus pretensiones y aceptó la oferta de Nacional), los mejores remunerados y dentro del tope establecido por los albos US$ 15 mil.

El negocio redondo de Nacional le permite hoy tener un gran plantel por lo mismo que gastó mensualmente (US$ 350 mil) en el último Uruguayo, que ganó en julio. Para eso fue necesario que se fueran 18 jugadores y que solo llegara una decena.

El plantel de Nacional regresó ayer después de una semana de pretemporada en Colonia.

El amistoso que habían programado para ayer de mañana se frustró por las intensas lluvias y se jugará hoy. Diego Arismendi tiene las valijas prontas para viajar y Godoy y Regueiro para llegar a Los Céspedes. Y ahora que Nacional dejó de ser un almacén, el fútbol ya no es un negocio de los empresarios, sino de los dirigentes que administran el Shopping.

EL OBSERVADOR




CALIFICA: 
Image Hosted by ImageShack.us

Ingrese su dirección de email:

Delivered by FeedBurner

Image Hosted by ImageShack.us