La "Hinchada más fiel"...

Posted by Publicadas por NINO


La mejor paliza al ogro

La hinchada alba respondió en el Monumental y se burló de Fabbiani

Cristian Fabbiani se encontró con una realidad diferente a la que había declarado una semana antes de la revancha con Nacional.

La hinchada tricolor le demostró al "Ogro" ser mucho más que diez hinchas, al poblar la bandeja superior de la tribuna Centenario y también parte de la tribuna San Martín del estadio Monumental de Núñez.

Si bien la recomendación de la Policía Federal Argentina daba cuenta de que prohibían el ingreso de bengalas, pirotecnia y bombos, algunos hinchas tricolores pudieron burlar el cacheo policial y, al igual que la barra de River, hicieron sonar la batucada para entablar un digno duelo de hinchadas.

Obviamente, la semana de turismo favoreció para que la tribuna del equipo uruguayo tuviera tanto aliento, pero amén de esa circunstancia, vale aclarar que Uruguay-Argentina jugaron un fin de semana largo de las Eliminatorias y esa jornada en el Monumental ni siquiera hubo la mitad de simpatizantes que tuvo Nacional.

El aliento empezó temprano, desde las 16.30 horas, en la Avenida Libertador y Pellegrini y se prolongó hasta el final del encuentro. Casi ocho horas de aliento ininterrumpido para un equipo que terminó empatando para poner más que un pie en la siguiente fase de la Copa Santander Libertadores.

Las banderas llegaron desde todos los puntos de Uruguay. Las de Paysandú, Canelones y Santiago Vázquez fueron las primeras en colgarse en el alambrado y, posteriormente, se fueron sumando muchas más para poblar el tejido de la tribuna. Ahí aparecieron los trapos que suelen verse habitualmente en el Parque Central.

Sobre el inicio del encuentro, sorprendió a propios y extraños tamaña concurrencia de la parcialidad tricolor, al extremo que la propia hinchada empezó a entonar, como hace tres semanas atrás, en el estadio Centenario: "somos locales otra vez".

Los alientos siguieron. Y se hicieron cada vez más fuertes. Más agresivos, más fervorosos. Hubo reconocimiento para los jugadores y al final, como podía esperarse, llegó la burla para Fabbiani. De pie, con los puños elevándolos al cielo, la bullanguera parcialidad tricolor terminó cantando: "se cagó, el Ogro se cagó".

El "dale bolso" se hizo sentir.

Los hinchas tricolores coparon las Galerías Pacífico y también inundaron la calle Florida



SILVIA PÉREZ

Eran prácticamente 7.000 los hinchas de Nacional que ocuparon la bandeja alta de la tribuna Centenario (como para no extrañar) del estadio Monumental de Núñez. Según una de las encargadas de prensa del escenario, fue una de las más numerosas concurrencias de una parcialidad visitante.

Si bien el primer día de los tricolores en Buenos Aires fue muy tranquilo y casi no se vieron hinchas en las inmediaciones del hotel 725 Continental, ayer el panorama varió sustancialmente. Bastaba con caminar por Florida para ver diferentes grupos de "bolsos", todos identificados con los colores del equipo de sus amores. Y dentro de las Galerías Pacífico se escuchaba el característico "¡y dale, dale, dale boooo!", que desconcertaba a los porteños que se daban vuelta para ver de qué se trataba aquello.

A propósito de hinchas cuando los jugadores se encontraban realizando, el lunes por la noche, el reconocimiento del campo de juego del Monumental, le avisaron por teléfono al encargado de prensa Aparicio Ponce De León que en ese momento la Plaza Varela, ubicada en Bulevar Artigas y Avenida Brasil estaba totalmente adornada con banderas de Nacional y plagada de parciales. Es que de allí salieron tres ómnibus repletos de hinchas y otro tanto sucedió en Tres Cruces.

MONUMENTAL. Con respecto al reconocimiento, los tricolores se tomaron su tiempo para acostumbrarse al campo de juego y a la iluminación de escenario millonario: estuvieron una hora y media realizando diferentes ejercicios con pelota y fútbol en espacios reducidos donde los futbolistas, todos mezclados, se dividieron en tres equipos.

Después de todo el campo de juego no estaba tan mal, principalmente después del recital de Kiss, que en el marco del Quilmes Rock tuvo lugar allí el domingo pasado.

"Está mejor de lo que parece", dijeron varios de los futbolistas luego del reconocimiento.

Mientras los jugadores trabajaban en el campo, el técnico Gerardo Pelusso realizaba una nota exclusiva con la cadena Fox, que había gestionado el propio Fernando Niembro, quien llamó insistentemente al encargado de prensa tricolor para conseguirla.

Con respeto al Monumental, ya no es lo que era. Sigue luciendo imponente, pero las tribunas estás despintadas y varios focos de luz quemados. Todos esos detalles demuestran claramente que la crisis institucional también afectó al estadio. Igual, adentro el movimiento es tan impresionante como siempre: cientos de niños, jóvenes y adultos practicando diferentes deportes.

La noche del reconocimiento estaba muy húmeda y una rana compartió el movimiento de los futbolistas saltando de un lado al otro. La broma no se hizo esperar: "¡pegale una patada, no ves que es el Ogro que nos está espiando!".

Los que obviamente estuvieron muy visitados fueron los jugadores argentinos que integran el plantel de Nacional. Varios familiares de Matías Rodríguez se presentaron en el hotel Continental y pasaron la tarde con el futbolista. La visita que más lo emocionó fue la de su hermana que llegó con su pequeño hijo, que no sólo es el sobrino sino también el ahijado de Rodríguez. El lateral repartió entre los integrantes de su familia varias camisetas tricolores con el número 6 y su apellido en la espalda. Federico Domínguez, por su parte, pasó la tarde con su esposa y sus dos pequeñas hijitas en el bar del hotel. El futbolista jugó mucho con las niñas y no tuvo vergüenza para besar apasionadamente a su mujer.

"Matute" Morales, mientras tanto, salió a dar un paseo por las inmediaciones del hotel con su representante Gerardo Arias y su socio argentino, conocido como "El Corto". Luego, los tres compartieron una mesa con Rodrigo López que estuvo en el hotel saludando a los futbolistas tricolores.

A propósito de "Matute", el talentoso jugador tiene tres hijos y todos tienen sus genes. Los dos mayores, Matías de doce años y Juan Ignacio de 9, ya están jugando en Estudiantes y Boca, respectivamente. Pero parece que el que la rompe es el más chiquitito que tiene sólo cuatro años.

Otro que llegó al hotel fue el ex jugador de Nacional Eduardo Curia. Se trata de un centro delantero que defendió a los tricolores en la década del 60 compartiendo equipo con Emilio "Cococho" Álvarez, entre otros. Fue muy bien recibido.

Rincón tricolor Técnicos juveniles observan a river y lanús Varios técnicos y preparadores físicos de las divisiones juveniles de Nacional, entre ellos Álvaro Gutiérrez, aprovecharon el viaje para ver cómo trabajan sus colegas de River Plate y Lanús. La delegación estaba integrada por diez personas incluidos, obviamente, el coordinador de las juveniles Roberto Roo y el gerente deportivo del club Daniel Enríquez.

Premio para los que formaron jugadores Con respecto a los entrenadores de los juveniles, el presidente Ricardo Alarcón, le confió a Ovación que a partir de ahora, cada vez que un futbolista se venda, los técnicos que lo formaron recibirán un pequeño porcentaje del dinero de esa venta. Lo mismo sucederá con el resto de los funcionarios, pues se entiende que todos colaboraron en la formación del jugador.


Ovación digital







CALIFICA: 
|
Image Hosted by ImageShack.us

Ingrese su dirección de email:

Delivered by FeedBurner

Image Hosted by ImageShack.us